Reportaje

El director ejecutivo de ONUSIDA se reúne con los nuevos líderes de Túnez

05 de julio de 2012

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, se reunió el 3 de julio con el presidente de Túnez, Moncef Marzouki (derecha) y otros responsables del gobierno de alto nivel.

En una reunión con los principales responsables del nuevo gobierno de canalización tripartito de Túnez, el 2 y el 3 de julio, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, elogió a los líderes del país por su importante compromiso en la reducción del estigma y la discriminación, una barrera fundamental para el avance de las respuestas al VIH en la región.

Aunque Túnez tiene una prevalencia del VIH relativamente baja, de en torno al 0,06% de la población nacional, los datos han mostrado bolsas de alta prevalencia del VIH entre poblaciones clave, incluidos los usuarios de drogas inyectables, los profesionales del sexo y los hombres que tienen relaciones con hombres. Con frecuencia, estas poblaciones se enfrentan al estigma y la discriminación, lo que puede dificultar el acceso a los servicios sanitarios y alimentar la epidemia del VIH.

En sus conversaciones con el presidente de la República, Moncef Marzouki, el jefe del gobierno, Hammadi Jebali, y la vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Meherzia Laabidi—tres líderes que llegaron al poder recientemente en las primeras elecciones democráticas del país—, el Sr. Sidibé indicó que la juventud fue el motor de la revolución que trajo el cambio político a Túnez.

“Invertir en los jóvenes y responder a sus aspiraciones de una sociedad más justa e igualitaria será fundamental para el futuro progreso de este país", dijo el Sr. Sidibé. "La juventud puede tener un importante papel en la aceleración de la respuesta de Túnez al VIH y otros desafíos sanitarios", añadió.

Aumento de la producción local de medicamentos para el VIH

Durante su conversación con el Sr. Sidibé en el Palacio Presidencial el 3 de julio, el presidente Marzouki expresó su sólido compromiso con el refuerzo de la respuesta nacional al VIH. Dijo que Túnez lucharía por alcanzar la visión de los "tres ceros": cero nuevos casos de infecciones por el VIH, cero discriminaciones y cero muertes relacionadas con el sida; y destacó tres áreas prioritarias de acción: mejorar la sanidad pública, garantizar los derechos humanos y combatir los factores socioeconómicos que impulsan el VIH.

Debemos reconocer la existencia de conductas de alto riesgo en nuestras sociedades, como el uso de drogas inyectables, el sexo entre hombres y el sexo comercial

Meherzia Laabidi, vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente

El presidente indicó que Túnez podría ayudar a reducir la dependencia de África de la ayuda exterior produciendo antirretrovíricos. Se comprometió a defender una mayor producción local de medicamentos en la próxima reunión de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD) en Addis Abeba. Actualmente, la mayoría de fármacos dispensados en Túnez - y en todo el continente africano - son importados.

Reducción de la dependencia de la ayuda exterior

Más tarde, en una reunión con el Sr. Sidibé ese mismo día en el Palacio de La Kasbah, el jefe del gobierno de Túnez repitió los comentarios del presidente sobre la producción local de fármacos. "Apoyo la idea de que Túnez produzca antirretrovíricos que reduzcan su dependencia de la ayuda exterior", dijo el Sr. Jebali. “La producción de antirretrovíricos presenta no solo una oportunidad económica, sino también una humanitaria", añadió.

Hubo un acuerdo mutuo entre el Sr. Jebali y el Sr. Sidibé sobre el hecho de que Túnez debe asumir una mayor responsabilidad en los programas de prevención del VIH que apoyan a las principales poblaciones afectadas; actualmente, dichos programas se financian exclusivamente mediante fuentes internacionales.

Reconocimiento de las conductas de alto riesgo

Es hora de que Túnez afronte los hechos sobre el VIH, dijo la vicepresidenta del país, Meherzia Laabidi, en una reunión independiente con el Sr. Sidibé en el Palacio de la Asamblea. "Debemos ir más allá de la negación política oficial. Cerrar los ojos no detendrá el fuego", añadió.

: El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé (izquierda), con el jefe de gobierno de Túnez, Hammadi Jebali.

En sus conversaciones con el Sr. Sidibé, la vicepresidente reconoció que garantizar una sociedad socialmente inclusiva es responsabilidad de los líderes políticos. Afirmó que desatender a las poblaciones clave con alto de riesgo de infección por el VIH pone a todo el mundo en peligro. “Debemos reconocer la existencia de conductas de alto riesgo en nuestras sociedades, como el uso de drogas inyectables, el sexo entre hombres y el sexo comercial", dijo.

Indicando que el acceso a los servicios sanitarios básicos es un derecho humano, la Sra. Laabidi subrayó la importancia de incluir el "derecho a la sanidad" en la nueva constitución de Túnez, actualmente en desarrollo. 

Durante su misión de dos días a Túnez, el director ejecutivo de ONUSIDA se reunió con otros responsables del gobierno, incluido el ministro de Sanidad, el Dr. Abdellatif El Mekki, y el ministro de Derechos Humanos y Justicia de Transición, Samir Dilou. También conversó con personas que viven con el VIH y representantes de las principales comunidades afectadas.