Informe

Cómo garantizar que los beneficios de los recientes avances científicos llegan a los grupos de población clave

07 de mayo de 2014

El estigma y la discriminación, los abusos contra los derechos humanos y los marcos legales hostiles pueden impedir a los miembros de grupos de población clave de mayor riesgo (como los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, las personas que consumen drogas y los trabajadores sexuales), el acceso a los beneficios que aportan los últimos avances científicos. Así pues, el pasado 5 de mayo, ONUSIDA y la Academia de Ciencias de Nueva York celebraron un simposio en Nueva York para analizar las relaciones entre la ciencia, la comunidad y las políticas con el fin de mejorar el acceso a los servicios del VIH por parte de los grupos de población clave de mayor riesgo.

Los participantes reconocieron que los avances científicos de los últimos años no han sabido responder a las necesidades de los grupos de población clave. Determinaron que el desafío consiste en dirigir los objetivos políticos y estructurales de forma que los frutos de los descubrimientos científicos puedan ser compartidos por el conjunto de la sociedad.

Según los participantes, las soluciones deberían tener como base una sanidad pública fuerte, así como abogar por servicios agradables con los pacientes, de forma que se mejore el acceso a los servicios y no solo se reduzca la morbilidad y la mortalidad entre los beneficiarios directos, sino también el número de transmisiones futuras. La científicos están afrontando el desafío de los riesgos específicos que afectan a los grupos de población clave, tanto en términos de la rápida propagación del VIH (lo cual requiere nuevas tecnologías de prevención), como en términos de comorbilidad y la necesidad de servicios integrados de atención al VIH.

Participantes

El simposio reunió a científicos, responsables políticos y proveedores de servicios de atención al VIH, abogados, activistas y miembros de la comunidad de todo el mundo.

Debate

  • Las iniciativas llevadas a cabo por las comunidades ofrecen formas de mejorar el acceso a servicios integrados para la mayoría de grupos de población clave.
  • Proporcionar a las personas el acceso a los servicios de atención al VIH en los estadios más tempranos de la infección puede reducir a largo plazo las consecuencias de inflamación y disfunción del sistema inmunitario.
  • Las nuevas tecnologías de prevención del VIH, como la profilaxis previa a la exposición, que podría estar pronto disponible en forma de tres inyecciones mensuales, podría suponer una aportación importante al paquete de prevención del VIH para los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y para las mujeres expuestas a un mayor riesgo de infección por el VIH, como las trabajadoras sexuales que viven en países de mayor prevalencia.
  • La coinfección y la comorbilidad son especialmente relevantes para muchos grupos de población clave, por lo que los avances en el tratamiento de la hepatitis C y en la gestión de la tuberculosis en las prisiones, o los servicios de salud sexual y reproductiva con seguimiento para trabajadores sexuales, son pasos importantes.

Citas

"Con los conocimientos que tenemos hoy en día podríamos conseguir los medios para acabar con la epidemia del sida. Pero no alcanzaremos nuestro objetivo si dejamos a personas atrás. El acceso a la ciencia para los grupos de población clave y un mayor desarrollo de planes de aplicación científica son cruciales en el futuro de la respuesta al sida".

Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de ONUSIDA

Citas

"Nuestra prioridad más urgente es avanzar en la puesta en marcha de programas fundamentados en pruebas que sabemos que son eficaces, y hacerlo sin discriminar a las personas que más lo necesitan".

Chris Beyrer, Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins