Declaración de prensa

Los líderes mundiales fijan para 2015 nuevos objetivos ambiciosos en torno al sida

Una participación global sin precedentes en la Reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el sida conduce a nuevos compromisos, objetivos e impulso para la respuesta a esta enfermedad

El director ejecutivo de ONUSIDA dirigiéndose a la sesión plenaria de apertura de la Reunión de Alto Nivel sobre el Sida de la Asamblea General de 2011.
Fotografía: Naciones Unidas/Paulo Filgueiras

NUEVA YORK/GINEBRA, 10 de junio de 2011—El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) celebra que los líderes mundiales hayan fijado nuevos objetivos ambiciosos en la Reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el sida, que se ha clausurado en el día de hoy en Nueva York. Los líderes mundiales han acordado ampliar los esfuerzos para mitigar la transmisión sexual del VIH y reducir a la mitad la infección en usuarios de drogas inyectables para 2015.

Los líderes acordaron asimismo intensificar durante los próximos cinco años iniciativas para eliminar las nuevas infecciones por el VIH entre niños. Igualmente, se han comprometido a conseguir, en el mismo periodo de tiempo, aumentar a 15 millones el número de personas que siguen el tratamiento que les mantiene con vida, así como a reducir a la mitad las muertes relacionadas con la tuberculosis en personas que viven con el VIH.

 “Esta Declaración es sólida, los objetivos están delimitados en el tiempo y establecen una hoja de ruta clara y viable, no solo para los próximos cinco años, sino también para después", afirmó Joseph Deiss, presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas. “Los Estados Miembros de las Naciones Unidas han reconocido que el VIH es uno de los mayores retos de nuestra era, y han mostrado un liderazgo real a través de esta Declaración mediante la adopción de compromisos para trabajar hacia la consecución de un mundo sin sida."

Estos objetivos ambiciosos se fijan en un momento en el que la ayuda internacional para la respuesta al sida se ha reducido por primera vez desde 2001. Los Estados Miembros han decidido aumentar el gasto destinado al sida y llegar a una cifra de entre 22.000 y 24.000 millones de USD en países de ingresos bajos y medios para 2015.

Estas metas de gran alcance han quedado reflejadas en la Declaración Política sobre el VIH/SIDA: Intensificación de nuestro esfuerzo para eliminar el VIH/SIDA, adoptada por la Asamblea General el 10 de junio de 2011. Esta declaración señala que las estrategias de prevención del VIH prestan una atención inadecuada a las poblaciones más expuestas al riesgo de infección, a saber, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, usuarios de drogas inyectables y profesionales del sexo, y solicita a los países que adapten su respuesta en función de sus contextos epidemiológicos y nacionales.

“Estos son objetivos concretos y reales que darán esperanza a las 34 millones de personas que viven con el VIH y a sus familias”, declaró Michel Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA. “A través de una responsabilidad compartida, el mundo debe realizar hoy inversiones suficientes para que no tengamos pagarlo siempre".

Esta declaración pide a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas que dupliquen sus esfuerzos para conseguir el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH para 2015, un paso esencial para acabar con la epidemia mundial de sida. También se ha adoptado el compromiso de eliminar la desigualdad, los abusos y la violencia basados en el género, así como de mejorar la capacidad de mujeres y niñas adolescentes a la hora de protegerse de la infección por el VIH.

La Declaración reconoce que el acceso a la salud sexual y reproductiva ha sido, y continua siendo, esencial para la respuesta al sida, y que los gobiernos tienen la responsabilidad de ofrecer servicios públicos de salud adaptados a las necesidades de las familias, especialmente de mujeres y niños. Los Estados Miembros también han decidido revisar aquellas leyes y políticas que obstaculizan se presten con éxito, efectividad y equidad los programas de prevención, tratamiento, atención y apoyo para las personas que viven con el VIH o que se ven afectadas por el virus.

Puesto que se producen casi 7.000 nuevas infecciones por el VIH al día, la declaración reafirma que prevenir el virus debe ser la piedra angular de las respuestas nacionales, regionales e internacionales a la epidemia de sida. Por ello, pide que se amplíe el acceso a los recursos esenciales para prevenir el virus, especialmente a los preservativos masculinos y femeninos y a los equipos de inyección esterilizados. Asimismo, hace un llamamiento a una intensificación de las campañas nacionales de pruebas del VIH, e insta a los países a desplegar nuevas intervenciones biomédicas tan pronto como sean validadas, incluido un acceso más rápido al tratamiento para la prevención.

La Declaración toma nota de la estrategia del ONUSIDA y felicita al programa por su papel de liderazgo en la coordinación de las políticas de sida y en el apoyo a los países, y le pide asimismo que revise los indicadores de éxito y que preste asistencia al Secretario General de las Naciones Unidas facilitándole un informe anual sobre los progresos realizados por los Estados Miembros con relación a los compromisos adoptados en la presente declaración.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Saya Oka
tel. +41 22 791 1552
okas@unaids.org


Región/país



Documentación