Informe

Donantes y socios se comprometen a respaldar la programación en materia de VIH y derechos humanos como trampolín para acabar con la epidemia de sida

17 de junio de 2014

La financiación para el trabajo de la sociedad civil en materia de derechos humanos relacionados con el VIH es insuficiente y se puede ver todavía más amenazada. Las investigaciones de ONUSIDA, con ayuda de la Fundación Ford, indican que en la actualidad menos de un 1% de la financiación anual para la respuesta mundial al sida va dirigida a la programación relacionada con los derechos humanos. Además, la financiación parece estar descendiendo, ya que los donantes pasan a tener otras prioridades, muchos países adquieren el estatus de país con ingresos medios y ya no son candidatos a recibir ayuda externa y la financiación nacional deja de dar respaldo al trabajo en el área de los derechos humanos.

A fin de explorar las respuestas apropiadas de los donantes a los desafíos en materia de derechos humanos, debatir sobre el panorama de la financiación para las organizaciones civiles y articular un compromiso compartido entre los donantes para respaldar el trabajo en materia de derechos humanos relacionados con el VIH, ONUSIDA y Funders Concerned About AIDS convocaron una reunión el 11 y 12 de junio en Ginebra (Suiza).

Los participantes expresaron una gran inquietud ante la disminución de las ayudas para el trabajo de la sociedad civil en el ámbito de los derechos humanos. Las investigaciones indican que los grupos civiles que han realizado el trabajo en materia de derechos humanos en el contexto de VIH están bajo la amenaza de reducirse o desaparecer. En algunos lugares, los enfoques punitivos y coercitivos están aumentando, al tiempo que se reduce el espacio para la sociedad civil.

En la reunión, los donantes en materia del VIH y los donantes por los derechos humanos debatieron la mejor manera de romper el aislamiento entre ellos. Las fundaciones privadas estudiaron la mejor manera de dar apoyo a los programas innovadores y rentables con el fin de reducir el estigma y la discriminación y aumentar el acceso a la justicia en el contexto del VIH. El Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (Fondo Mundial) explicó su compromiso con el aumento de la financiación para los programas dirigidos a solucionar las barreras legales existentes para acceder a los servicios contra el VIH. La reunión generó estrategias y compromisos para ayudar a la respuesta en materia de derechos humanos relacionados con el VIH en un esfuerzo por acabar con la epidemia de sida y fomentar los derechos humanos, la dignidad y la justicia social.

Participantes

La reunión fue convocada de manera conjunta por ONUSIDA y Funders Concerned About AIDS, con la ayuda de la Fundación Ford. Otros socios fueron el Fondo Mundial, las Fundaciones Open Society, la Open Society Foundations, la Fundación Elton John contra el Sida y el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales. Asistieron más de 60 participantes de todo el espectro de donantes - donantes en materia de VIH y derechos humanos, donantes multi y bilaterales, fundaciones privadas, fundaciones intermediarias con financiación pública y fondos de colaboración impulsados por la comunidad. Las comunidades y otros ejecutores de los derechos humanos procedentes de la sociedad civil también estuvieron representados.

Principales mensajes

  • Los programas sobre derechos humanos son fundamentales para conseguir los puntos imprescindibles en materia de salud pública en el contexto de la epidemia del VIH y la realización de los derechos humanos de las personas afectadas.
  • Los donantes bilaterales, las fundaciones privadas, el Fondo Mundial y los gobiernos receptores tienen un importante papel que desempeñar para garantizar la sostenibilidad de la respuesta en materia de derechos humanos al sida.
  • El Secretariado del Fondo Mundial está en una posición única para trabajar de forma conjunta con los gobiernos y la sociedad civil con el fin de aumentar las inversiones en programas dirigidos al fomento de los derechos humanos.
  • No se puede restar importancia al papel de los donantes bilaterales, tanto en términos de impulso a las respuestas basadas en los derechos como de apoyo a la financiación para el trabajo en materia de derechos humanos.
  • Las fundaciones privadas tienen el papel esencial de proporcionar fondos cruciales para el trabajo en materia de derechos humanos en el marco del VIH, incluidos los esfuerzos de activismo y movilización de la sociedad civil que no estén cubiertos por la financiación nacional o multilateral.
  • ONUSIDA y FCAA se comprometieron a convocar a financiadores bilaterales, multilaterales y privados para facilitar los enfoques colaborativos con el fin de respaldar las respuestas de emergencia a corto plazo, así como la sostenibilidad a largo plazo de la respuesta al VIH en materia de derechos humanos liderada por la sociedad civil.

Citas

"Apoyar la respuesta de los derechos humanos al VIH y fomentar unos movimientos más amplios de defensa de los derechos de las personas que viven con el VIH y de las principales poblaciones con un mayor riesgo constituyen el núcleo central de cualquier esfuerzo por acabar con la epidemia de sida. Las cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminaciones y cero muertes relacionadas con el sida representan objetivos tangibles que se pueden lograr gracias a los esfuerzos concertados por apoyar la acción continuada de una sociedad civil fuerte a favor de los derechos humanos".

Jan Beagle, directora ejecutiva adjunta de ONUSIDA

Citas

"El hecho de que solo el 1% de los recursos globales totales contra el sida vaya dirigido a la programación en materia de derechos humanos ofrece una oportunidad urgente y crucial a la filantropía privada de ejercer su poder único de financiar lo que otros no financian y de movilizar a la sociedad civil para hacer que los donantes se responsabilicen de sus compromisos de financiar plenamente los esfuerzos para combatir los abusos en el ámbito de los derechos humanos que han impulsado largo tiempo la epidemia".

John Barnes, director ejecutivo de Funders Concerned about AIDS