Comunicado de prensa

Un nuevo informe de ONUSIDA muestra que la epidemia de VIH se encuentra en un punto crítico en la región de Asia y el Pacífico

Se han conseguido avances significativos en la región, pero la mayoría de los países necesitan realizar esfuerzos más importantes y sostenibles para "llegar a cero"

BUSAN, Corea del Sur, 26 de agosto de 2011—La epidemia de sida en Asia y el Pacífico se encuentra en una encrucijada, según un nuevo informe del Programa conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/sida (ONUSIDA). Mientras que la región ha sido testigo de avances extraordinarios —entre ellos se incluye un descenso de un 20% de nuevas infecciones por el VIH desde el año 2001; asimismo, se ha triplicado el acceso a la terapia antirretrovírica desde el 2006—, el progreso se ve amenazado por el hecho de haberse centrado de forma inadecuada en las poblaciones clave con un mayor riesgo de contraer el virus, además de por una financiación insuficiente por parte tanto de las fuentes nacionales como internacionales.

Presentado en el Congreso Internacional sobre el sida en Asia y el Pacífico (ICAAP, por sus siglas en inglés) de 2011, el informe, titulado VIH en Asia y el Pacífico: Llegar a cero, concluye que más personas que nunca han tenido acceso a servicios relativos al VIH en toda la región. No obstante, a la mayor parte de los países de la misma les queda un largo camino por recorrer en lo que se refiere a alcanzar los objetivos de acceso universal para la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH.

“Llegar a cero nuevas infecciones por el VIH en Asia y el Pacífico implicará respuestas nacionales basadas en la ciencia y en las mejores pruebas disponibles”, declaró Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. “Los programas de VIH deben disponer de los suficientes recursos y centrarse de forma sólida en las poblaciones clave. Las inversiones que se hagan hoy pagarán muchos aumentos en el futuro”.

Avances en la respuesta nacional al VIH, pero el progreso es frágil

De acuerdo con el informe, alrededor de 4,9 millones (4,5 - 5,5 millones) de personas vivían con el VIH en la región de Asia y el Pacífico durante el año 2009, una cifra que se ha mantenido relativamente estable desde el 2005. La mayoría de estas personas se encuentran en los siguientes 11 países: Camboya, China, India, Indonesia, Malasia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Tailandia y Vietnam.

En Asia y el Pacífico, se ha experimentado un descenso de un 20% en las nuevas infecciones por el VIH entre los años 2001 y 2009, desde 450.000 (410.000 – 510.000) a 360.000 (300.000 – 440.000). Camboya, India, Myanmar y Tailandia han reducido sus índices de forma significativa gracias a programas de prevención del virus intensivos y de gran alcance para personas que compran y venden sexo.

El número de personas en la región que acceden a tratamiento antirretrovírico para salvar sus vidas se ha triplicado desde el año 2006, con cerca de 740.000 personas a finales de 2009. Camboya es uno de los únicos ochos países en el mundo que facilitan terapia antirretrovírica a más del 80% de las personas elegibles para la misma. Sin embargo, también al término de 2009, más del 60% de las personas que eran elegibles para el tratamiento dentro de la región de Asia y el Pacífico no podían acceder a él.

El informe apunta a un descenso aproximado del 15% en las nuevas infecciones por el VIH entre niños desde el año 2006. No obstante, la cobertura de los servicios relacionados con el virus para prevenir dichas infecciones continúa yendo a la zaga de las medias mundiales, en especial en Asia meridional.

De acuerdo con el informe, las epidemias de VIH pueden surgir incluso en países donde la prevalencia del virus era baja con anterioridad. Por ejemplo, tras una epidemia de VIH que durante 20 años ha sido cada vez más baja y lenta en Filipinas, en la actualidad ésta está experimentando una rápida expansión entre las poblaciones clave. En la ciudad de Cebú, la prevalencia del virus entre los consumidores de drogas inyectables ha aumentado de un 0,6% a un 53% entre los años 2009 y 2011. Tanto en Manila como en Cebú, la prevalencia de VIH entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres es de alrededor un 5%.

Poblaciones clave con mayor riesgo de contraer el VIH

Según el informe, las nuevas infecciones por el VIH que se registran en la región continúan concentrándose en las poblaciones clave: personas que compran y venden sexo, consumidores de drogas inyectables, hombres que tienen relaciones con hombres y transexuales. La mayoría de los programas orientados para proteger de contraer el virus a las poblaciones clave y a sus parejas íntimas son inadecuados tanto por su tamaño como por su alcance.

En la región siguen siendo muy comunes el estigma y la discriminación de las personas que viven con el VIH, así como de las poblaciones con mayor riesgo de infección. Alredor del 90% de los países de la región mantienen leyes punitivas y políticas que evitan de forma efectiva que las personas que viven con el VIH y las poblaciones clave accedan a servicios relacionados con el virus que salven sus vidas.

Los datos sugieren que una proporción significativa de las nuevas infecciones por el VIH dentro de las poblaciones clave se produce entre jóvenes menores de 25 años. En la mayor parte de los lugares, los programas de prevención del virus no consiguen llegar lo suficiente a los jóvenes con mayor riesgo.

Se necesitan más recursos para el sida urgentemente

El informe señala que la respuesta al sida en Asia y el Pacífico no cuenta con fondos suficientes.En el año 2009, alrededor de 1.100 millones de dólares estadounidenses se invirtieron en la respuesta al sida en 30 países de la región, aproximadamente un tercio de la financiación necesaria para alcanzar los objetivos de acceso universal relacionados con los servicios de VIH.

Pese a que China, Malasia, Pakistán, Samoa y Tailandia están financiando su respuesta al sida gracias a los recursos regionales, muchos países de esta región dependen de la inversión extranjera en gran medida, sobre todo en lo que al suministro de terapia antirretrovírica se refiere. El incremento de la inversión procedente de recursos nacionales, en particular en los países con ingresos medios, es esencial para que la respuesta regional al VIH siga avanzando.

Asimismo, los recortes en la financiación de los donantes internacionales suponen una amenaza para el progreso de la respuesta regional al sida. En el año 2009, la asistencia internacional para la respuesta mundial al sida se estancó por primera vez en diez años, y en 2010 disminuyó.

De acuerdo con el informe, las inversiones destinadas a proteger del virus a las poblaciones clave continúan siendo insuficientes. Entre los países que muestran datos más detallados en relación al gasto realizado a lo largo del año 2010, sólo el 8% del gasto en sida en el caso del sur de Asia y el 20% en el del sureste se dirigieron a prevenir el VIH entre las poblaciones clave con un mayor riesgo de infección.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Bangkok
Beth Magne Watts
tel. +66 81 835 34 76
magnewattsb@unaids.org


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Saira Stewart
tel. +41 79 467 2013
stewarts@unaids.org


Región/país

Asia y el Pacífico


Publicaciones