Declaración de prensa

El ONUSIDA celebra la nueva resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el VIH y la prevención de la violencia sexual en conflictos

(De izquierda a derecha): Ban Ki-Moon, secretario general de Naciones Unidas, y Bongo Ondimba (hablando), presidente de Gabón, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 7 de junio de 2011, en la Sede de la ONU en Nueva York.
Fotografía: ONUSIDA/B. Hamilton

NUEVA YORK, 7 de junio de 2011—El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el sida (ONUSIDA) celebra la nueva resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el VIH, adoptada en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en Nueva York. Esta resolución insta a los Estados miembros de las Naciones Unidas a incrementar sus esfuerzos para hacer frente al VIH en las misiones de mantenimiento de la paz. Asimismo, hace un llamamiento a que los esfuerzos de prevención del virus entre los servicios uniformados concuerden con los destinados a acabar con la violencia sexual en lugares que se encuentran en conflicto o en situaciones de post-conflicto.

“El Consejo de Seguridad ha hecho grandes progresos a la hora de hacer frente a la violencia sexual en los conflictos. Sin embargo, la violación sigue siendo un arma muy utilizada que constituye una vulneración atroz de los derechos humanos y una amenaza para la salud pública”, declaró el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. “Insto a todos los Estados miembros a que integren los esfuerzos para hacer frente al VIH con nuestras campañas contra la violencia sexual y en pro de los derechos de la mujer”.

La nueva resolución se fundamenta en la resolución 1308 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que se adoptó en 2000, e insta a las Naciones Unidas y sus Estados miembros a reforzar las asociaciones globales y regionales, y a incluir los programas integrales del VIH en los esfuerzos por evitar los conflictos, garantizar la seguridad y consolidar la paz.

“La inseguridad mundial, nacional, y personal socava los esfuerzos que se realizan para evitar que se produzcan nuevas infecciones por el VIH y ampliar el acceso a los servicios relacionados con el VIH, tanto para los soldados encargados del mantenimiento de la paz como para la población civil”, declaró el presidente de Gabón, Ali Bongo Ondimba. “Esta resolución contribuirá a mitigar el impacto del VIH en el personal de los servicios uniformados y la población civil afectada por los conflictos, y ampliará el acceso a los servicios relacionados con el virus”.

La resolución, presentada por Gabón, que preside el Consejo de Seguridad durante el mes de junio de 2011, reconoce que el VIH puede tener consecuencias excepcionalmente devastadoras en todos los sectores y niveles de la sociedad, cuyos efectos pueden sentirse de forma más intensa en situaciones de conflicto y post-conflicto. Asimismo, reconoce que las condiciones de violencia e inestabilidad en situaciones de conflicto y post-conflicto pueden exacerbar la propagación del VIH debido a los desplazamientos, la violencia sexual relacionada con los conflictos, y la limitación del acceso a los servicios relacionados con el VIH. 

Desde que se adoptase la resolución 1308 en 2000, se han realizado progresos en materia de VIH y seguridad. Cerca del 60% de los Estados miembros de las Naciones Unidas han integrado los programas relacionados con el VIH destinados a los militares, la policía y otros servicios uniformados. Sin embargo, la calidad de los programas es variable y los recursos para financiarlos a menudo son insuficientes.

“Las fuerzas encargadas del mantenimiento de la paz pueden desempeñar un papel primordial en la prevención del VIH mientras garantizan el mantenimiento la paz en todo el mundo", declaró Michel Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA, "El personal de los servicios uniformados puede producir un cambio positivo, sobre todo a la hora de prevenir la violencia sexual en situaciones de conflicto y post-conflicto".

Los datos muestran que la amenaza que representa el sida para la paz y la seguridad tiene muchos más matices de los que se pensaba en un principio. Las características de los conflictos y la epidemia han evolucionado de forma significativa en los últimos 10 años, con la violencia sexual cada vez más utilizada como una táctica de guerra. Para hacer frente a esta situación hay que ampliar y reforzar los programas relacionados con el VIH destinados a las fuerzas de mantenimiento de la paz con el fin de garantizar una respuesta eficaz al VIH y a la violencia sexual en lugares en conflicto y en situación de post-conflicto.

“Se necesita un compromiso renovado en torno a un nuevo programa a fin de garantizar que la respuesta al sida contribuye de forma eficaz con todos los esfuerzos de las Naciones Unidas por mantener la paz para garantizar la seguridad, y fomentar y consolidar la paz", señaló Alain Le Roy, secretario general adjunto de operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

En la reunión del Consejo de Seguridad, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el director ejecutivo del ONUSIDA, rindieron un homenaje al último embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Richard Holbrooke, por defender la resolución 1308. En el año 2000, el embajador Holbrooke declaró: "la resolución 1308 debería ser bien conocida por todos y aplicarse totalmente. No debería considerarse el final del proceso, sino simplemente una piedra angular para el futuro".

Para hacer frente al impacto del VIH sobre la paz y la seguridad será necesario dar un nuevo impulso a los esfuerzos encaminados a desarrollar un nuevo programa relacionado con la seguridad y el VIH. El ONUSIDA colaborará con los Estados miembros para ampliar el acceso a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH para todos los servicios uniformados, entre ellos la policía, los servicios de inmigración, los de las prisiones y la marina, con el fin de prevenir el VIH y acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Sophie Barton-Knott
tel. +41 79 514 6896 / +41 22 791 1697
bartonknotts@unaids.org


Región/país



Enlaces externos


Declaraciones